¿Qué es el síndrome del Piramidal?

El síndrome piramidal consiste en la contractura o espasmo involuntario de este músculo situado en la pelvis, debajo de los músculos glúteos. Provoca un dolor constante que puede irradiarse a la parte posterior de la pierna, de forma muy similar a una ciática pero en grado menos intenso y no sobrepasando la articulación de la rodilla. Es frecuente que el dolor empeore en la posición sentada cuando se prolonga el tiempo, y que se sienta mejoría una vez que se levanta y se han dado unos cuantos pasos.

¿Por qué se produce?

 Según la medicina convencional las causas no son claras, e imprecisa a factores posturales o alteraciones de la deambulación. Mi experiencia este problema suele estar asociado a alteraciones de la zona lumbar, con bloqueos sobretodo de la quinta vértebra lumbar que su vez están provocados por alteraciones de algún órgano o víscera.

Los más frecuentes son las alteraciones del intestino delgado sobretodo de su ultimo segmento, el Ilión y de la parte del colón ascendente. La alteración de este intestino va a provocar el aumento de tensión de los músculos de la cadera derecha sobretodo el piramidal. Puede haber otros factores viscerales que también provocan este mismo efecto sobre el piramidal, como son la disfunción de útero en las mujeres y de próstata en los hombres. La disfunción de estos órganos puede provocar también en algunas ocasiones un bloqueo en la quinta lumbar al lado derecho (extensión, rotación derecha e inclinación derecha) que provocará dolor lumbar de mayor o menor intensidad.

Entonces…¿Cuál es el tratamiento más apropiado?

Es fundamental tratar el músculo contracturado y las rigideces y bloqueos en la zona lumbar, pero no es menos importante el tratamiento de la causa, es decir la disfunción del órgano implicado, bien sea el intestino delgado, el útero o la próstata.