Fisioterapia Instrumental (Musicoterapia)

Por fin, la práctica musical está acompañada de un fisioterapeuta/ osteópata (especializado en anatomía y biomecánica musical) para prevenir y tratar dolencia, evitar futuras bajas y a la vez mejorar el rendimiento físico y artístico.

Gracias a conocer, orientar, colocar y gestionar mejor el cuerpo humano y sus fuerzas de movimiento, la melodía musical suena mejor simultáneamente y así optimizamos el cansancio y el rendimiento del organismo en general.

Los objetivos del fisioterapeuta para los músicos en Fuengirola son conseguir: velocidad, fuerza y precisión en su gesto interpretativo, agilidad y calidad motora. El fisioterapeuta atiende al músico desde varios puntos de vista:

  • Preventivo. Estudio completo del cuerpo del músico, su técnica y su movilidad.
  • Tratamiento (Mejora funcional). Tratamiento del dolor o lesión de forma analítica y global.
  • Mejora artística y musical.

“Nuestro trabajo manual sirve para mejorar la sintomatología del paciente, tratar el dolor o el malestar con el objetivo de dejar un cuerpo libre y sin tensiones”.

Los fisioterapeutas y osteópatas en Fisioterapia Hispanidad podemos tratar el estrés laboral que queda reflejado en forma de tensión muscular o contractura en los músculos del músico. A partir de la liberación manual de los tejidos blandos y fascias musculares que envuelven el pericardio y principales órganos, es el tratamiento indispensable para poder expresar a través del cuerpo las emociones que se generan al interpretar.

Fisioterapia para músicos en Fuengirola, MálagaPara la prevención, está la liberación que reduce notablemente una de las causas de lesión más importantes: las sobrecargas musculares derivadas de las deformidades estructurales y las malas posturas.

Las lesiones más frecuentes en músicos:

  • Sobrecarga muscular. Puntos de tensión muscular por sobreuso del instrumento musical, como el violín, violonchelo (trapecio superior y deltoides del mismo lado dominante), pianista (ambos trapecios y angular de la escapula), saxofonista (musculatura de diafragma y orofacial).
  • Síndrome del túnel carpiano. Atrapamiento del nervio mediano, el cual pasa por el túnel del carpo (situado en la muñeca). El nervio se atrapa debido a una inflamación de los tendones musculares del antebrazo que lo rodean. Sus síntomas son principalmente el hormigueo en la mano y la pérdida de fuerza. Es muy común está lesión en el violinista
  • Síndrome sub-acromial. Estrechamiento del espacio que hay entre el hombro y la escápula (omóplato) que provoca la compresión del conjunto de músculos que se encuentra dentro de él (manguito de los rotadores). Su síntoma característico es principalmente el dolor al realizar movimientos del hombro. Frecuente dicha lesión en el violonchelista y flautista.
  • Tendinitis de Quervain. En el dorso del dedo pulgar hay dos tendones que bajan hasta la muñeca, los cuales al inflamarse dan esta patología. Los síntomas suelen ser el dolor en el pulgar al cerrar el puño, hinchazón o entumecimiento del pulgar y el índice. Habitual en el guitarrista, pianista y violonchelista
  • Epicondilitis/epitrocleitis. Son el llamado “codo de tenista” y el “codo de golfista”. El epicóndilo y la epitróclea son dos prominencias óseas que encontramos una a cada lado del codo, fuera y dentro respectivamente. En estas zonas se insertan grupos de músculos con un tendón común, por ello al inflamarse dan la patología mencionada. Los síntomas suelen ser la debilidad, el dolor y la inflamación del codo. Frecuente en saxofonista, pianista, violinista y guitarrista.
  • Alteraciones de la postura. Alteraciones posturales por el agarre del instrumento que llevan a patologías varias como: acortamiento de los músculos rotadores del hombro, pinzamientos vertebrales de las zonas lumbar y cervical, irritación del plexo braquial y alteraciones en la estructura morfológica de la columna vertebral. Todos los músicos principalmente los de cuerda poseen patrones posturales alterados e incorrectos.
  • Síndrome de atrapamiento nervioso y distonía. Siendo la distonía una de las enfermedades más agresivas, ya que llega a anular la capacidad interpretativa del músico, el fisioterapeuta en la orquesta también va realizar un trabajo preventivo sobre esta enfermedad.
    La base de la enfermedad es un desajuste del control motor debido a la propia práctica instrumental. Por lo tanto, se trabaja con diferentes canales neurológicos para no solicitar en exceso una misma vía.