¿Tu hij@ tose y se le nota que le cuesta respirar?  Seguramente curse de una Bronquiolitis.

Viene un invierno duro del cual depende de las oleadas de frío, luego desde ahora hasta abril están los peques expuestos. Empezaremos a definir que es la bronquiolitis, que es una infección de los pulmones y del aparato respiratorio del niño, menor de 2 años, afectando a los bronquios más finos, cuya causa es debido a varias clases de virus. El más frecuente es el denominado Virus Respiratorio Sincitial, conocido comúnmente por sus siglas VRS. Otros virus menos frecuentes son el virus de la gripe, parainfluenza, adenovirus y metaneumovirus. 

La mayoría de los niñ@s cursan una semana malitos con una recuperación a episodios y lenta, sobre todo si el niñ@ ha precisado hospitalización, durante los siguientes meses o incluso años, sus resfriados cursen con síntomas similares a los de la bronquiolitis inicial, es decir, tos con o sin fiebre, dificultad para respirar y pitidos en el pecho. Incluso algunos trabajos de investigación han demostrado que los niños que han padecido bronquiolitis durante los primeros meses de la vida, presentan luego durante la segunda infancia y adolescencia un mayor riesgo de desarrollar asma que los niños que nunca han presentado bronquiolitis.

 

Los factores de riesgos, entre los cuales el más importante es la edad, son menores de 3 meses son los que tienen más riesgo de hospitalización y de entre ellos, los prematuros. Otros factores de riesgo son:

  • Ausencia de lactancia materna
  • Nacimiento prematuro
  • Exposición al humo del cigarrillo
  • Asistencia a guardería infantil.

Los signos de alarma son para acudir rápidamente a su pediatra:

  • Vómitos y la no retención de los líquidos. Puede estar deshidratado. 
  • Pañales más secos de lo normal, por falta de apetito.
  • Soñolencia extra de la normalidad.
  • Color morado alrededor de los labios o en las yemas de los dedos. Si se pone pálido y sudoroso.
  • Fatiga mucho con las tomas, y casi no come.
  • Si respira peor, respira cada vez más deprisa, se le marcan las costillas, mueve mucho el abdomen, se le hunde el pecho o deja de respirar durante segundos.
  • Su hijo/a padece una enfermedad de corazón o fue prematuro (nació antes de tiempo). En estos casos, contacte con el médico cuando aparezcan los primeros síntomas.

En general la bronquiolitis es una enfermedad benigna, que evoluciona espontáneamente bien, y únicamente requiere medidas de soporte pueden realizarse en el domicilio del niño.
Las medidas de soporte en el domicilio consisten en:

  • Procurar bajarle la fiebre, y mantenerlo bien hidratado (administrar líquidos y el alimento, por la edad el pecho o los biberones de forma frecuentes y en pequeñas cantidades, para evitar que se fatigue).
  • Realizar lavados nasales frecuentes y aspirar las secreciones de la nariz.
  • Se mantendrá al niño algo incorporado, esto le ayudará a respirar mejor.

La bronquiolitis se contagia como un resfriado: a través de contacto cercano con saliva o moco, también, y esto es muy importante, por las manos. Los gérmenes pueden diseminarse en pequeñas gotas de fluido de la nariz y la boca de una persona infectada. Éstas pueden ser trasladadas por el aire cuando la persona estornuda, tose o se ríe, y también pueden quedar sobre los objetos que la persona ha tocado, como pañuelos usados o juguetes.
No debemos olvidar que los adultos y los niños más grandes usualmente no enferman tanto como los pequeños, presentando únicamente síntomas de un catarro vulgar y común pero que son muy contagiosos para los pequeños..

En cuanto a la medicación lo más usual es que el pediatra mande una medicación de rescate cuando hay una crisis que es el ventolín o sabutamol, y si es de mantenimiento recomiendan los pediatras glucocorticoides como la budesonida (glucocorticoides inhalado),Montelukast o singular. La estilsona se utilizan en caso de bronquiolitis moderadas o graves, es un glucocorticoides oral por vía sistémica. También, para los lavados nasales y ayudar a hidrolizar las fosas nasales mandan el synalar nasal, para fluidificar los mocos la fluidasa y para las otitis externas agudas el neo-hubber.

¿Cuándo la fisioterapia es recomendable? La fisioterapia respiratoria sólo funciona en problemas de vías bajas y no en periodo agudo sino post proceso agudo. En fisioterapia Hispanidad en Fuengirola, contamos con una especialista en fisioterapia fisiobronquial en el cual se le valora al peque si se le puede hacer o no la expulsión del moco. Se valora el pulso y la frecuencia cardiaca, se le ausculta con un fonendo, se le realiza unas medidas de lavados nasales, nebulizador con suero hipertónico, masaje específico para soltar los moquitos de la parrilla costal y se le provoca la tos expulsando el moco de las vías bajas, y finalmente algunas recomendaciones al igual que el trabajo en equipo.

Si el bebé es de vía alta, le enseñamos a realizar un buen lavado nasal.

Medidas preventivas son: 

  • Evite, en todo lo posible, el contacto del niño con otros niños que asisten a guarderías, sobre todo si es prematuro o menos de 3 meses.
  • Si tiene hermanos pequeños, deberá lavar las manos, muy bien, con agua y jabón, nada más llegar del colegio o guardería. Impide que tosa a menos de 1 metro del pequeño. Procure que no besuquean al bebé, especialmente si están resfriados. Usen pañuelos desechables.
  • Evitar el contacto del bebé con cualquier persona resfriada. Si no lo puede impedir porque el que está acatarrado es usted, o su cónyuge, use una mascarilla y lávese muy bien las manos antes de cogerlo. Intente no tocar la mascarilla con las manos una vez se la ha puesto.
  • Nadie debe fumar dentro de casa.
  • Evite permanecer mucho tiempo con el niño en la sala de espera de las consultas médicas, permanezca justo lo necesario; aquí está rodeado de otros niños enfermos. 
  • Procure evitar acudir a sitios con aglomeraciones de gente: autobuses, centros comerciales, fiestas infantiles, etc.

 

No olvidar que las infecciones respiratorias y sobre todo la bronquiolitis se transmiten a través de las gotitas que dejamos en el aire cuando tosemos a menos de un metro de otra persona y sobre todo a través de nuestras propias manos. Es muy posible que la medida más eficaz para evitar el contagio sea que cualquier persona que vaya a tocar al niño o a los utensilios de éste ( chupetes, biberones, juguetes, etc.) se lave las manos con agua y jabón antes de hacerlo. Recuerde que los mocos son nuestros amigos para los fisioterapeutas pediátricos.

Añadir Comentarios

Ti email no será publicado. Es obligatorio marcar este campo *

Telefono: <a href="tel:952461101">952 461 101</a> - <a href="tel:647283547">647 283 547</a>
29640 Fuengirola (Málaga)
Plaza de la Hispanidad, 5 Local 1